Coser en la calle

En el universo del patchwork gravitan miles de asteroides que no tienen nada que ver con la mera idea de coser telas, el sentido práctico de una actividad o la pulsión de supervivencia que nos incita a establecer un comercio para poder llenar la nevera y pagar la hipoteca. En esa gravitación, circular, claro, porque siempre regresa, ocurre algo muy humano: el sentido gregario de la especie, el buen ánimo para compartir conocimiento, tiempo y experiencias, se explaya teñido de colores vivos entre los hilos de la galaxia humana. Ocurre así que la gente se junta para coser mientras se dice cosas o las dice a los que contemplan: curiosas y relajantes “performances” al aire libre o en locales, según la época o la disposición, reuniones o concursos donde reina el deseo de estar a gusto, una intención de empatía manifestada con sonrisas y buenos modales. Funciona como táctica comercial y se agradece que tenga en cuenta el factor humano: la idea es crear sinergias que sirvan a un colectivo y, de paso, hacer amigos. Es curioso: juntar tejidos buscando una expresión artística, puede servir para juntar almas y combatir miedos.

Mujeres-cosiendo-1960

Grupo de vecinas, en plena “tertulia” en la acera, haciendo labores.  

(Foto del blog Vallecas todo Cultura, en un aporte de Marina García Cardiel.)

Mario Benedetti  expresó todo esto con menos letras y más talento: “La generosidad es el único egoísmo legítimo“. El futuro del hombre, si ha de ser mejorable, debe pasar por ideas de este tipo. La gente siempre se ayuda, de no ser así estaríamos todos muertos. Cambian las formas y las estrategias, pero el sustrato anímico perdura.

Femmes-cousant-(A.Gleizes-1881)

Femmes cousant (Mujeres cosiendo, 1913). Albert Gleizes. (Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.)

        Femmes cousant (Mujeres cosiendo, 1913).

Cuando pienso en estas cosas me suelo acordar de una señora muy vieja, vieja de las de antes, enlutada y con chepa, con los dedos como garfios, siempre sola y muy viuda, que vivía puerta con puerta a la casa de mi familia cuando yo era un niño de pueblo. Mi madre tenía ya muchos hijos y mi padre, como correspondía, estaba siempre fuera, trabajando. La señora muy vieja tenía un carácter dulce y unos alucinantes y extraños ojos azules; tenía, también, mucho tiempo libre. Una buena parte de ese tiempo lo utlilizaba con nosotros. Era una fiesta la tarde en que se trabajaba con mamá la larga tarea de hacer magdalenas. La encimera cubierta con los diminutos moldes, el olor fantástico de la masa horneando, los ires y venires de las dos mujeres quitándose niños de encima, el momento supremo y prohibido de ver pero no tocar, el goloso placer imaginado. Esta mujer, como todas las de su estirpe, sabía coser y fabricar ropa. Tejía a mano unas mantas de lana a cuadros, en retazos con colores diferentes. Eran famosas en el pueblo porque estaban muy bien hechas, resultaban lustrosas y abrigaban lo suyo. Un día nos regaló una, muy grande, muy viva, muy suya. Su carácter, su ser, su vida entera y sus recuerdos estaban entre los hilos de aquella cosa bonita y caliente que abrigó nuestra infancia.

Mujeres-cosiendo-(2)

         Aprendiendo a coser, en torno a 1960. Foto del blog de la A.Cultura Siruela.

Olvidé su nombre, su cara. Recuerdo los ojos, la silueta negra, un lejano rastro de la voz, los pasos leves, la alegría de verla entrar. Recuerdo los olores y un ambiente de humo y grasa. Pero lo que más recuerdo es el regalo: el tacto humeante y hogareño, la vida propia y compartida de aquella manta.

Mujer-cosiendo

Pintura original de Wenceslao López Guerrero.

A.F.C. desde Saélices, Guadalajara

Desde aquí nuestro agradecimiento por esta colaboración con un precioso relato, lleno de calor y vida propia. Nos parece un buen homenaje para un día en el que muchas personas se han juntado para coser, tejer, hablar y sentir en común, compartiendo algo más que una afición, compartiendo retales de vida, eso que nos hace buenas personas.

Y compartimos este vídeo, (de Marina) que ilustra muy bien ese sentimiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This